Cómo escribir emoción auténtica

imagen

En el mundo real, no hay dos personas iguales, lo que significa que cada uno de nosotros expresa sus emociones a su manera.

Algunas personas encuentran natural compartir lo que sienten con quienes las rodean, mientras que otras encuentran horrible la idea de revelar lo que sienten y evitarán situaciones que puedan conducir a tal vulnerabilidad. La mayoría cae en algún lugar entre estos extremos. Este espectro de expresividad se denomina rango emocionale influirá no solo en qué sentimientos muestra una persona abiertamente, sino también cuándo y cómo se manifestarán.

Lo que es cierto en el mundo real es cierto en la ficción, por lo que para que podamos escribir personajes que se expresen de una manera única, debemos investigar un poco quiénes son y qué los hizo así.

La cantidad de historia de fondo que requiere cada personaje variará según su papel en la historia, pero dado que todos son producto de su pasado, hay dos áreas universales que vale la pena explorar: las personas importantes en la vida de tu personaje y las experiencias impactantes que han permanecido con a ellos.

Personas influyentes: lo bueno y lo malo

Debido a que somos criaturas sociales, cuando se trata de navegar por la vida, tendemos a mirar a los demás, especialmente a aquellos que están más cerca de nosotros. Nos ayudan a formar creencias y valores y nos enseñan cómo comportarnos y qué sentir. Desafortunadamente, las personas que tienen más acceso e influencia no siempre son las que más apoyan o son más funcionales, lo que significa que no todas nuestras lecciones de vida son positivas.

Por ejemplo, un personaje cuyos padres la menospreciaban cada vez que lloraba de niña aprende una lección tácita: es mejor ocultar la emoción que compartirla abiertamente. Después de ser invalidado repetidamente de esta manera, lo más probable es que el personaje se vuelva evasivo o incluso mienta sobre lo que siente porque cree que cualquier otra cosa lo llevará al ridículo y al juicio.

Asimismo, las personas que sirven como influencias positivas para tu personaje te transmitirán ideas saludables sobre la emoción. Un personaje con un hermano mayor que expresó sus sentimientos y los usó para influir positivamente en los demás verá que las emociones son poderosas y pueden convertirse en un vehículo para el cambio. Siempre que nuestro personaje admire a su hermano mayor, es probable que adopte la misma actitud y se comporte de la misma manera, entendiendo que otras personas se conectarán mejor con él si muestra lo que siente.

Experiencias formativas: positivas y negativas

Ciertas experiencias también pueden ayudar a moldear la expresividad emocional de tu personaje.

Imagina un desastre natural, tal vez una inundación que destruya gran parte del vecindario de tu personaje. Después, está devastado por la destrucción de su hogar y se siente impotente al ver el dolor de sus vecinos que han sufrido una pérdida similar.

Cuando aparecen los equipos de televisión, se derrumba ante la cámara, lo que provoca una gran cantidad de apoyo del resto de la ciudad. Las personas se acercan para traer alimentos, ayudar con la limpieza y donar los artículos necesarios. Esta ola de compasión y empatía no solo ayudará a aliviar la desesperación del personaje, sino que inculcará la creencia de que compartir tus sentimientos da como resultado obtener lo que más necesitas. Después de esta experiencia, es probable que se sienta más cómodo mostrando sus emociones abiertamente.

Además de estas dos consideraciones importantes sobre la historia de fondo, aquí hay otras áreas que vale la pena analizar:

Reacciones de referencia

Para comprender cómo podría reaccionar un personaje ante los grandes momentos de conflicto y agitación de la historia, debemos establecer una línea base de cómo se comportan en situaciones cotidianas. Tome el escenario típico de «larga fila en la caja de una tienda de comestibles». Enfrente de tu personaje hay seis personas, incluido el cliente actual que no solo tiene más de los quince artículos asignados, sino que constantemente solicita controles de precios para ellos.

¿Cómo reaccionará tu personaje? ¿Esperará en silencio, odiando la lentitud pero sabiendo que sería inútil hablar? O después de un minuto de inquietud y furia, ¿dejará caer su canasta al suelo y le gritará al cajero que abra más cajas registradoras?

Establecer esta línea de base lo ayudará a mantener la coherencia a lo largo de la historia. Y si quieres acercar a un personaje a un extremo de su rango emocional personal, sabrás con qué fuerza debes girar el tornillo.

Demostrativo o Reservado

Otro aspecto a considerar al determinar el rango emocional es el nivel natural de expresividad de tu personaje. Algunas personas son más reservadas mientras que otras son demostrativas, tanto en palabras como en acciones, y esta preferencia da forma a los tipos de expresión que usarán.

Zonas de confort

No todos se sienten cómodos compartiendo emociones en todas las situaciones. En privado, las personas generalmente no se reprimen, pero estar cerca de otras personas puede desencadenar un alto grado de timidez. Si se sienten expuestos o les preocupa ser juzgados, pueden controlar sus emociones. Como regla general, si el personaje cree que es seguro mostrar lo que siente, normalmente lo hará; si no lo hacen, no lo harán.

Estímulo vs. Respuesta

No todos los personajes tienen los mismos intereses, miedos o creencias, por lo que la forma en que se sienten en un escenario dado variará, provocando diferentes reacciones.

Imagina una araña arrastrándose por la mesa donde tres de tus personajes están almorzando. Uno podría verlo y retroceder bruscamente, enviando su silla por los aires. Otra podría inclinarse y cruzarse de brazos. El tercero podría simplemente sonreír y usar un envoltorio de paja desechado para reubicar a este viajero en un lugar más seguro donde nadie esté gritando para que lo envíen.

El mismo momento, el mismo estímulo… y tres respuestas diferentes. Esta es la naturaleza de la emoción. Cuando se trata de varias circunstancias, nunca asumas que todos los personajes tendrán la misma reacción o incluso sentirán la misma emoción.

Sensibilidades e inseguridades emocionales

Una forma final de garantizar un rango emocional único para tu personaje es comprender qué inseguridades y sensibilidades acechan en su interior. Todo personaje tendrá debilidades: emociones que se evitan porque incomodan o generan inseguridad. Siempre que una de estas emociones surja en una escena, tu personaje se sentirá acorralado, lo que provocará una respuesta instintiva: luchar, huir o congelarse.

Estas reacciones poderosas y volátiles son una excelente manera de mostrar las capas más profundas de tu personaje y pueden ofrecer a los lectores pistas sobre un herida emocional—un evento doloroso que tu personaje experimentó pero que nunca ha superado. Como un ancla arrastrada a través de las aguas agitadas de la vida, este viejo trauma crea fricciones en las relaciones y le impide alcanzar la felicidad y los logros. (Si está escribiendo un arco de cambio, la herida emocional debe ser examinada y superada si ella quiere crecer y convertirse en alguien más fuerte que pueda manejar los desafíos que se interponen entre ella y la meta de la historia).

Las emociones nunca son de talla única, en la vida o en la ficción. Tomarse el tiempo para explorar el paisaje interior de tu personaje valdrá la pena, ayudándote a mostrar sus emociones de una manera que se sienta auténtica y atractiva.

Para obtener más ayuda, este tema se amplía en El diccionario de emociones (Segunda edicion).

¿Ya probaste ProWritingAid? ¿Que estas esperando? ¡Es la mejor herramienta para asegurarse de que su copia sea sólida, clara y sin errores!
¿Que te ha parecido?

Deja un comentario